domingo, abril 01, 2007

Un couple parfait, de Nobuhiro Suwa

Un matrimonio que se desmorona. Un final tranquilo, consensuado, apacible. Todo racionalidad, sin estridencias, nadie debe enterarse. Pero antes de empezar salta la chispa, se rebelan los fantasmas interiores, vienen las dudas, llegan los suspiros que no deben notarse por romper lo inevitable. Se busca culpable, se exorcizan demonios. Llegan los reproches, no importa si justos o injustos; también hay silencios que dicen más que palabras, miradas asesinas en las fiestas, miradas evasivas en la habitación, miradas llorosas arrastrándose por los museos. Hastío vital, desazón existencial.

Suwa mantiene los planos estáticos, los alarga hasta que sentimos que la curiosidad se vuelve angustia y el voyeurismo se transforma en dolor. No es necesario ver qué sucede. Es necesario sentirlo. Podemos otear tinieblas, luces de crepúsculo en dormitorios herméticos, camas separadas por cortinas de resentimiento, voces que se quiebran detrás de puertas cerradas, ojos insomnes humedeciendo la noche... Bosquejar siluetas mientras se dibujan espectros.


Queremos pasear las noches de París sólo para saber que echamos de menos lo que intentamos perder. No ceder, mostrarnos firmes. No aceptar concesiones que nos hagan retroceder, mantener el orgullo a toda costa. Apurar porque sabemos que el otro cederá. Dominar el impulso, contener los anhelos, reprimir los instintos. Decepcionarnos sin admitirlo al encontrar la estancia vacía, al saber que tenemos que buscar más allá del pasillo oscuro. Preguntar a la recepcionista en qué habitación está la mujer con quien compartía mi cuarto...

Valeria Bruni Tedeschi es una actriz inmensa y yo no era consciente de ello. Devora la película, nos devora a nosotros. No es necesario escrutar la expresión de su rostro; nos vale con sus posturas, sus movimientos, el perfume que rezuma. Nos enseña a mirar una escultura de Rodin, a cambiar de vestido, a cambiar de color. A pedir perdón por una cosa mientras nos arrependimos de otra. A rectificar cuando todo está perdido, a darse otra oportunidad aunque ya no valga para nada. A agonizar dos días en un hotel y disimular ante los amigos. A perder una maleta por perdonar lo que sabe que no es capaz de perdonar.

Un couple parfait. Nobuhiro Suwa.
Una joya.

Entrevista a Nobuhiro Suwa en Tren de sombras
Crítica de Un couple parfair en Página/12
Crítica en El camino de Méséglise

12 comentarios:

Carlos Cano dijo...

Hola Daniel. En estos momentos me estoy descargando la película, de la que llevo leyendo críticas laudatorias hace tiempo. Tengo unas ganas tremendas de verla. Pero todo a su tiempo.
Por cierto he visto que votabas en filmaffinity la magnífica "What time is it there?" de Tsai Ming-liang. ¿Vas a hacer una reseña sobre ella?
Sería interesante. Por cierto, ¿tú que opinas de la última escena (con ese impresionante plano de la noria), con la extraña y a la vez fascinante aparición del padre?

Un saludo.

Daniel Quinn dijo...

Jeje, no hago comentarios de todas las películas que veo para no quemarme demasiado. Sobre todo en épocas de vacaciones que pueden caer varias al día..., sería una locura. :P Pero vamos, puedes preguntarme siempre lo que quieras :)

What time is it there? se ha convertido de repente en mi película favorita de Tsai Ming Liang (habiendo visto Vive l'amour, The hole y Goodbye Dragon Inn). Me ha parecido la más accesible, y con la que más me he identificado en sus numerosos símbolos. Capaz de mezclar momentos de entrañable humor con instantes de absorbente y emocionante tristeza. Tsai me parece uno de los directores que mejor se mueven en espacios interiores (no digo el mejor porque habrá alguno que no recuerde, jeje) y, probablemente, el que mejor comprenda los males individuales de la sociedad actual, aunque él reconozca estar siempre pendiente del pasado. Además, para los truffautianos, se disfruta enormemente de todos los guiños que van apareciendo a lo largo del metraje.
La escena final, además de fascinante me pareció muy divertida, con ese padre (o su fantasma, o su reflejo en la mente de los protagonistas) salvando de las aguas (¿cómo no?) su equipaje y caminando hacia el gran reloj del mundo que es la noria. Como si el tiempo pasara por mucho que nos empeñáramos en cambiar la hora, como si fin y al cabo el viaje perpetuo que es la vida terminara en una atracción de feria. La verdad es que es una película muy rica es diferentes visiones. Ahora te toca a ti contar lo que te sugirió el plano final :P.

Por cierto, la película se entiendo muy bien con Una pareja perfecta; hay unos cuantos detalles que serán casuales, pero llaman mucho la atención, jeje.

Gracias por el comentario Carlos!
Un saludo!

Carlos dijo...

Justamente escribía sobre ella hace un par de días. Peliculón increíble, de esas construidas, a su manera, "sobre el blanco, el silencio y la inmovilidad" como decía mi admirado Bresson (el Dios del cine XD).

Daniel Quinn dijo...

Ahí va!! Qué grande!! Menuda casualidad, jeje. Eso me pasa por estar dos días sin pasar por tu blog... Voy a leerte de inmediato :P

junior dijo...

Me la apunto. Soy fan de la Bruni Tedeschi...
yo como siempre, recomiendo a Sharunas Bartas, a ella la puedes ver en La Casa.

Daniel Quinn dijo...

Gracias por la recomendación, Junior. Y además de Valeria, según he visto en imdb, también tenemos en esa peli al maldito Leos Carax!! Lo malo es que por lo que veo no hay subtítulos disponibles... :(
Un saludo!

little turtle dijo...

esta peli la baje hace tiempo, pero en su momento no habia sub y me dio pereza ponerme con ella en frances. veo que sigue sin sub, a ver si cae algun dia.

m/other y h story me gustaron mucho

Daniel Quinn dijo...

Little! Ya hay subtítulos en castellano. Los he puesto a compartir. Pero si me dices tu dirección o me mandas un mail te los envío.
Un saludo!

Raquel dijo...

Descubrimiento nº... bueno, ya he perdido ya cuenta. Gracias!

pequeñoIbán! dijo...

Vale ya! jajajaja. Siempre me ganas con películas que no he visto...

Por cierto. ¿No sabrás donde encontrar subtítulos para Tale of cinema?.

Leí lo de la filmoteca. En efecto he visto ambas y además hace poco. Las pillé de mi biblioteca. Pero estaré atento, no te preoucpes.

Daniel Quinn dijo...

Gracias por pasarte por aquí Raquel, he estado unos días fuera y por eso había tenido esto un poco abandonado. Por cierto, lo de la filmoteca también iba por ti, si te animas me dices :P

Ibán, yo tengo subtítulos de Tale of cinema, si me mandas un mail te los envío :)

Ah, y si escribo sobre películas no muy conocidas es porque me hace ilusión la idea de que alguien pueda descubrirlas y disfrutar con ellas. Pero esta noche, por ejemplo, he revisado Manhattan, que llevaba casi un año sin verla y lo necesitaba. Es de las pocas dosis de las que nunca puedo prescindir. Igual mañana escribo algo sobre ella.

Un saludo!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Buenas Daniel Quinn. Esta película la conocía de antes, pero no me había decidido a verla. Me decidí por la recomendación que haces de ella en tu reseña de “2 Días en París”. Mira que he visto películas en este plan, sobre desamor desesperante, y mira que me traen de cabeza, me encantan, pero esta… ¡buf!. No me extraña que resaltes el papel de la protagonista, con solo tres pasos que de, dándonos la espalda en el museo, nos arranca el corazón de cuajo. Ya tan solo al principio, viendo la reacción de sus amigos ante la noticia, como si la separación de la pareja fuese para ellos ver como un amigo íntimo de despedaza o desgaja por la mitad… deja una sensación salvajemente desoladora, y uno empieza a intuir lo que se le viene encima. En fin, seguramente acabe metiendo una reseña en mi blog, así que paro de dar la lata, jaja. A ver si me decido a hacer una también de “Flash-Back” de Mimouni.

Saludos.