domingo, agosto 17, 2008

Batman, ¿caballero oscuro o caballero oxidado?

Decía Chejov en su famosa teoría que si aparece una pistola en el primer acto de una obra, ésta debía ser disparada en el tercero. En El caballero oscuro se repite esta fórmula hasta la saciedad, incluso de una manera grotescamente obvia en el clímax final de la película. Igualmente obvia es la estructura sobre la que se construye la película, con su espectacular atraco inicial al banco homenajeando un clásico del cine negro como Atraco perfecto, con su anticlímax escoltado por ruidosas persecuciones, y con una traca final cargada de tics melodramáticos y rocambolescas acciones. En la línea de los últimos blockbusters de Hollywood, todo en esta entrega de Batman funciona por acumulación, desde los omnipresentes efectos especiales hasta el montaje frenético que intenta impedir que el espectador interiorice las debilidades del film.


Exhibicionismo seguramente sea la palabra que mejor define el film, que parece que sólo busca impresionar al espectador en cada momento, desde el plano formal (por abrumación, no por composición, cadencia o calidad) hasta el contenido demagógico y moralista de determinadas situaciones. No es puro azar buscar los efectos dramáticos en los familiares de los protagonistas, en el gran amor o en los inocentes hijos de los buenos; porque al final todo se reduce a eso, buenos y malos, corrupción y honestidad, y un maniqueísmo absolutamente primario, que desemboca en una moraleja subrayada una y otra vez.

Así que los efectos especiales recubren un clasicismo absolutamente rancio, que tiene en los clichés su peor argumento y en la falta de matices y profundidad psicológica la carencia que no se echaba de menos en muchas películas puramente clásicas. Y todo esto, en una película que pretende ser moderna y alardea de ello, es imperdonable.
Pero el exhibicionismo de Nolan no se restringe únicamente a los efectos especiales, porque también las inanes secuencias de transición rellenan su vacío con innecesarios alardes en forma de travellings circulares o nerviosos movimientos de cámara que escandalizarían a auténticos virtuosos como Max Ophüls.

Resulta ciertamente triste que un director tan prometedor como Christopher Nolan, con un bagaje de excelentes películas como Memento o Insomnio, haya sido fagocitado de tal manera por la industria estadounidense. Tan sólo queda en El caballero oscuro algún resquicio de su sello personal en el realismo y la oscuridad con que se aborda la película, en un continuismo evidente con su predecesora Batman begins.

En definitiva, una decepción motivada también por las excelentes críticas que había oído y leído de la película, que en muchos medios, sorprendentemente, se calificaba alegremente como obra maestra.

13 comentarios:

Carles Matamoros dijo...

Hola!

Una alegría tu retorno. En tu crítica citas todos los aspectos negativos que a mi también me pareció ver en Batman (justo ayer colgué una crítica en mi blog). De todos, yo sí la considero una muy buena peli. Pues si uno se olvida de sus pretensiones, es un espectáculo plenamente disfrutable a muchos niveles.

Bien es cierto que algunas escenas de acción son flojas (la del camión) y que todo es muy excesivo, pero en esa velocidad imparable está uno de los puntos a favor de una peli que funciona más a nivel sensorial que intelectual.

PD: Ya hemos publicado la primera parte del especial de Miradas que comentabas en el anterior post.

Saludos,
Carles

Señor Toldo dijo...

Nolan, pese a lo que se prometían sus exégetas de antes y fans de ahora, al final terminará siendo el artesano simpático y fiable del blockbuster hollywoodiense de turno.

Tiene talento (mejor desarrollado en piezas de cámara como The Prestige que en sagas revienta-taquillas de la Warner, claro), pero no tanto como él mismo se cree o intenta demostrar.

Uno de los lastres más importantes (pero no único) de The Dark Knight es su ramplonería formal, con la mitad de las conversaciones resueltas con los travellings circulares que nombras. No obstante, aún me llevé dos motas de genio de tal páramo de mediocridad formal: el final de la secuencia del hospital y el plano de Joker sacando la cabeza por la ventanilla del coche, rotundamente inédito y ajeno a la estructura y naturaleza general de la película, siendo su única forma liberada de un corsé lleno de subrayados discursivos.

Luisru dijo...

No he visto Dark Night pero le he retirado por completo mi confianza a Nolan: Batman Beguins es un bodrio, y The Prestige es vacua y, encima pretenciosa.

No comentas nada de la relación con los cómics originales, uno de los aspectos que más me disgustó de su predecesora, ya que todo el mundo la aplaudió como la mejor adaptación del personaje, cuando en los cómics siempre se priman las relaciones de este con los secundarios o los conceptos de bien y mal (de forma bastante menos maniquea que en la cinta) frente a otros tan importantes en la historia como las flexiones que hace Bruce Wayne por las mañanas o la cantidad de pruebas que tiene que hacerle a ese Batmovil tan chachi.

De un tiempo a esta parte existe la tendencia de calificar de obra maestra esta clase de productos hollywodienses por parte sobre todo de los críticos de la prensa generalista. Esto ha generado en una cinefilia que saluda como la mejor película del año cualquier blockbuster con pretensiones artísticas, mientras vilipendia o ignora las películas realmente interesantes. Menos mal que todavía resistimos algunos.

faraway dijo...

Al fin están empezando a surgir críticas negativas respecto a esta peli. Ya me estaba empezando a sentir muy solo...

Hay que bajar a TDK del puesto número 1 del imdb!!!

pablo dijo...

Cuanta razón Luisru.
Ya pusieron por las nubes Batman Begins. Recuerdo un reportaje en Dias de cine que solo les faltaba decir que su estreno dividía la historia del cine en dos.

Y era insoportable.

Pero de Nolan ni hablo, ya Memento me parecío un coñazo hipervalorado.

Roberfumi dijo...

Hola. Yo me lo pasé en grande en el cine, que era lo que buscaba. Tal vez alguna situación sea un poco "de cara a la galería" como la escena de los ferrys, o ese rollo que se traían con los móviles que me pareció pasarse de rosca.

Pero si que me parece una buena película (evidentemente no un top 10 de imdb), y sobretodo, con un villano absolutamente brillante.

En cuanto a las otras películas de Nola, Memento me gustó bastante, pelin tramposa, pero me gustó. Lo mismo con Prestige, sólo ver a bowie haciendo de Tesla ya merece la pena jeje.

robgordon dijo...

Y además de todo eso que dices, querido Quinn (con lo que estoy muy de acuerdo) creo que todos los personajes de la película estan dibujados con enorme antipatía...no los soporto.

Además, el término “obra maestra” no merece tal ligereza en su uso Pido a la blogoesfera y a lo que no lo es, un poco de respeto por estas dos palabras, por favor. Es preocupante el desproporcionado fervor que hay hacía "El caballero oscuro".

Saludos!

Jorge dijo...

Saludos.

No puedo estar más en desacuerdo con la crítica. Me parece facilona y simplista, como la mayoría de las críticas negativas que ha recibido esta película.
Obviamente, voy a argumentar lo que digo:
Sí, es una película abrumadora e impactante, pero no veo que el hecho de que no te guste que lo sea justifique que lo consideres un error, cuando es el espíritu del (genial y original) montaje.
El ritmo es el deseado para que el espectador sienta cómo Batman está constantemente al límite frente a alguien como el Joker.
De ahí que el cénit se encuentre en esa pausa que disfrutamos para poder digerir todo lo que ha ocurrido y que está coronado con la imagen del Joker sacando la cabeza por el coche patrulla.

No entiendo a la gente que va a ver una película que trata sobre el bien y el mal y la califica de moralista o maniqueista. Es como ir a ver Tiburon y quejarse por las constantes tomas del mar.
Lo más gracioso, es que curiosamente aquí los buenos no son tan buenos ni los malos tan malos. Son gente dañada de una forma u otra y que actúa bajo sus propia moralidad. El ejemplo más claro de que justamente no es una cinta que destaque por su maniqueismo es Dos Caras (que ha brillado por su ausencia en la crítica) o incluso algunas de las decisiones que toman Gordon o Batman(como la red espia que crea con los móviles que viene a ser el uso que da al consejo de Alfred, nada maniqueista, de quemar el bosque).
El género de los superhéroes es en nuestros tiempos lo que antes eran los cuentos, las leyendas y las pinturas en las paredes, por lo que es lógico que lleve moraleja, cosa que no me parece criticable más allá de tu propio sistema de valores o tu gusto personal, pero que de nuevo te digo, no es un error sino una libre opción de quien cuenta la historia.

No hay secuencias de transición (cosa que me chocó mucho) porque esa ausencia está al servicio de conseguir ese determinado efecto, de que el control está constantemente en manos del joker y el caos.
Justamente las cámaras y los movimientos están al servicio de cada escena y de lo que cuenta, al igual que la iluminación y la banda sonora. Todo está al servicio de la historia, en lugar de ser un ejercicio vacío de competición entre cada uno de los departamentos y los aspectos que componen la obra. Es un conjunto y todo tiene su razón de ser, que al desgranarlo como lo haces, cometes el error de eliminar el vital contexto de lo que cuenta.

Es una película muy madura y compleja (que te recomiendo vuelvas a ver, prestando más atención a los detalles de conjunto), con mucha más información y riqueza de la que pareces dispuesto a disfrutar; y sí, muy alegramente te lo digo:
Un Obra Maestra.

Y lo digo alegremente porque esta película tiene la virtud de ser algo que pocas películas son hoy en día:
Distinta y refrescante.

Daniel Quinn dijo...

Uff, pues recién llegado de vacaciones y me encuentro todo esto, por un lado muy contento y por otro un poco de vértigo :) Así que ya estoy de nuevo con conexión diaria, podré responder con má agilidad!

Voy a comenzar por el final, con Jorge, que parece que va a llevar más tiempo:


En primer lugar, sobre el ritmo de la película, si lo que el director quería era provocar un efecto inmersivo y hacernos sentir como Batman, creo que éste no está las 24 horas del día en una montaña rusa luchando contra Joker; de todos modos, en ese caso el punto de vista del protagonista sería traicionado en muchas escenas, así que tampoco creo que sea la idea fundamental de Nolan. Pero bueno, esto se podría admitir, aunque sería mucho menos riguroso que el Sleep de Warhol, por poner un ejemplo.

Lo de que la película trate sobre el bien y el mal está claro, aunque no hay por qué saberlo antes de verla (personalmente, yo pensaba que se nos iban a presentar situaciones más complejas, con más matices), el problema está en que se dé todo tan mascado, subrayado hasta con una voz en off que habla del ciudadano que Gotham necesita y ese tipo de cosas. Sobre Dos Caras, su conversión al mal me parece lo más inverosímil de toda la película. Si la obra hubiera tenido la forma y la estética de las obras de Burton, por ejemplo, más pop, creo que no chirriaría tanto, pero cuando se pretende ser realista...

Sobre el consejo de Alfred y sus consecuencias, no creo que tenga nada que ver con que los buenos sean muy buenos. Más bien es una opción política, una plasmación de esa tendencia neoconservadora que la película intenta expandir: no encontramos a Bin Laden, bombardeamos el país; la ley no puede acabar con el terrorismo, creamos un GAL. Desgraciadamente, creo que cada vez hay más gente de acuerdo con estas teorías, y las últimas tendencias de Hollywood lo certifican. Sólo habría que pensar en qué fue primero, ¿el huevo o la gallina?

Lo de que los movimientos de cámara están al servicio de lo que se cuenta..., la verdad es que no lo entiendo. Sin ir más lejos, lo que decía en el texto, no sé cuál es la necesidad de un travelling circular para ilustrar una conversación tranquila entre dos personas. ¿Por qué esa necesidad de acción contínua?

Pero bueno, lo que a mí más me molestó de la película es su abrumadora aparatosidad (esto más que nada, porque me hizo revolverme en el asiento durante dos horas y media) y la pretenciosidad de su discurso que, como decía, acumula muchas ideas y muchos dilemas morales y acaba optando por las salidas más fáciles (como el asunto de los ferrys, que me espanta de principio a fin, o el intento de salvación de la chica en vez del fiscal).

Y la película no voy a volver a verla porque no soy ningún crítico profesional (obviamente, tampoco soy "crítico" a secas) y no soy tan masoquista como para pagar para pasarlo mal y revolverme en el asiento durante dos horas y media. Si yo fuera un crítico intentaría hacer el esfuerzo intentando apreciar los puntos que señalan sus fans, pero sólo soy un aficionado, voy al cine a disfrutar, y si la película no me gusta tengo una pequeña rabieta y me pongo después alguna que sepa seguro que me va a gustar :)

De todas formas, todo lo que digo es una opinión, creo que estaba totalmente claro, si para ti es una obra maestra me parece estupendo :) Sobre el mismo concepto que esta El caballero oscuro, personalmente, yo me quedo con una que sí me parece una obra maestra, con la diferencia (entre otras muchas, claro) de que no subraya esa idea explícitamente: El hombre que mató a Liberty Valance. Y eso que tampoco comparto con ésta la idea política y moral de fondo, pero creo que en ese caso es lo menos importante, porque es una película que trata del fracaso.

Muchas gracias por tu comentario, Jorge, que aunque discrepemos, no me parece facilón ni simplista sino, simplemente, otra forma de ver las cosas.

¡Un saludo!

(En el siguiente contesto a los demás, que éste ya me parece demasiado ladrillo, jeje)

Daniel Quinn dijo...

Robgordon: tienes toda la razón con lo de obra maestra, supongo que se usa tanto porque vende muy bien, pero nosotros, que no rendimos cuentas a nadie, no deberíamos tener problemas en atajar eso :). Lo de los personajes es cierto, y supongo que entra dentro de las aspiraciones "realistas" de Nolan, que al final son las que hacen más inverosímil la película.

Roberfumi: he visto que está en el tercer puesto de imdb!!, me parece una exageración. Sobre la película, quizás mi error fue esperar bastante más de lo que me encontré, y de haber sabido lo que ahí había me habría quedado en casita. Y de Nolan, me gustan Memento e Insomnio (no he visto Following ni El truco final), aunque coincido en lo de tramposa, y en que tienen bastantes debilidades más, pero no esenciales. Sobre todo, creo que me gustan porque son películas pequeñas: cada día me gustan menos las películas enormes y brillantes (salvo que esté detrás un David Lean, claro, jeje).

Pablo: reconozco que yo piqué un poco con Batman begins, me gustó con reservas, pero más o menos me gustó, no fue tan evidente como con ésta, pero no sé lo que pensaría si la volviera a ver. Tampoco sé si es posible ser objetivo, ya me gustaría...

Faraway: creo que casi todas las críticas negativas han salido por Internet. Lo que más me asusta es que haya unanimidad tan grande en la prensa generalista y, sinceramente, no lo entiendo. En fin, nos queda el consuelo de que somos unos pocos los contrarios a la peli :). Así que llegó a estar en el número 1 de imdb...

Luisru: de los cómics no comento nada porque no he leído ninguno, así que no tengo ni idea; esto me lleva a pensar que no soy el más adecuado para hablar de la película, pero bueno, es un modesto blog, espero que la gente no se lo tome en serio. Es muy interesante lo que dices de las comparaciones con los cómics, me lo apunto, da una nueva visión :)

Señor Toldo: totalmente de acuerdo con lo de la pretenciosidad y con la ramplonería formal. Incluso, aunque no me atrevo a decirlo porque me parece que ya estoy condicionado, algunos efectos especiales me parecía que cantaban demasiado, se notaba a leguas el ordenador..., pero vamos, igual soy yo y mi sugestión. Con el plano de Joker estoy de acuerdo, pero del final de la secuencia del hospital, sinceramente, no me acuerdo. Si llega el momento me fijaré, que a veces cuando no me gusta una película me ciego demasiado :S

Carles: mañana me pasaré a leer tu crítica (a horas más razonables) y poco a poco irá cayendo el especial de Miradas, que tengo ganas de ver tu opinión sobre Ser o no ser (por algo está entre mis favoritas). Y el espectáculo disfrutable..., pues no soy capaz de ello, la verdad, incluso olvidando las pretensiones. Débil que es uno :)

Muchas gracias a todos por los comentarios!! Saludos!!

BUDOKAN dijo...

Muy inetresante lo que mencionas. A mí el filme me pareció una nueva mirada sobre la eterna lucha entre caos y cosmos. Saludos!

toni bascoy dijo...

Hola:
Fantástico blog! He llegado aquí por casualidad, y con poco tiempo, pero prometo volver e inspeccionarlo en detalle. Un saludo!

Daniel Quinn dijo...

Muchas gracias Toni! Me alegro de que te haya gustado y espero verte más por aquí.
Gracias también Budokan, que estás siempre ahí :)

Y ya voy a volver un poco a la actividad, este fin de semana creo que será el momento :)

Un saludo!