viernes, julio 25, 2008

A 40 grados de los 40


En este mes de baja actividad, la lista anual de Miradas de cine de mejores películas de una de las décadas de la historia de cine puede ser una buena excusa para volver a las andadas. Como siempre, 15 películas favoritas y 5 sobrevaloradas, aunque creo que elegiré sólo las favoritas.

Este verano es el turno de los años 40, una década que normalmente asociamos con la época dorada del Hollywood nutrido de inmigrantes europeos, cine negro-comedia-melodrama, como queda patente en mi lista, pero que presenta algunas aportaciones fundamentales en otros lugares del mundo. Seguramente, aparte de la consolidación del llamado cine clásico en Hollywood, la aportación más importante para la evolución del séptimo arte fue el nacimiento del neorrealismo italiano, de la mano del fundamental Rossellini (ya sabemos, no se puede vivir sin Rossellini), que abre el séptimo arte a la modernidad a partir de Ingrid Bergman y Stromboli, pero sin olvidar a De Sica o Visconti. Tampoco podemos olvidar la consolidación de Ozu y Mizoguchi en Japón, el buen momento del cine británico aun con Hitchcock exiliado (Reed, Lean, Powell/Pressburger...), la consagración (que no éxito) de Dreyer en Dinamarca, los últimos coletazos de Eisenstein en Rusia, la enorme figura de Welles en Estados Unidos (aunque me resisto a incluirlo en la lista) que suele ocultar a imprescindibles undergrounds como Maya Deren, la culminación del cinema de qualité en Francia con Los niños del paraíso de Carné o el exilio de Renoir, que nos privó de las películas de sus mejores épocas.

¿Y en España? Bueno, aquí teníamos a Neville, que no está nada mal para esas épocas de oscuridad. Seguro que más de uno ha ido en Madrid a la plaza de la Paja buscando la torre de los siete jorobados...

Me ha resultado tremendamente difícil hacer esta lista, que quizás peque de una cierta ingenuidad nostálgico-adolescente, pero éstas son las películas que nos hicieron empezar a amar el cine.


La comedia que explica todas las comedias no es estrictamente una comedia. Es más bien la tragedia personal del propio Sturges, la terapia que sólo falló consigo mismo porque, probablemente, no terminaba de creer en ella, como suele pasarle a los genios. Fábula universal sobre la conciencia, Los viajes de Sullivan es mucho más que Veronica Lake.

Otra obra tremendamente personal del más brillante de los directores estadounidenses. Formidable díptico marxista que forma junto con Las uvas de la ira, preferida por algunos por ser más dura y menos melodramática. Yo me quedo con este canto elegíaco a los trabajadores de las minas irlandesas, a esas imágenes que Ford llena de un lirismo sobrecogedor, a esos encuadres capaces de expresar mucho más que cualquier engolado discurso. Apuesto algo a que a Malick le encanta esta película.

Brillante de principio a fin, para mí siempre fue la comedia perfecta, por su geométrico guión y la sutil y fascinante puesta en escena de Lubitsch. Hay quien dice que la gran comedia se construye sobre grandes dramas, y aquí tenemos un ejemplo inmejorable. Porque nos habla, como los grandes clásicos literarios, del gran teatro del mundo que es la vida, de la gran farsa que supone el amor, de la necesidad de desdramatizar para sobrevivir.

Dice Woody Allen que Perdición es la película más perfecta jamás realizada (que no significa que la mejor), y no le falta razón. Raymond Chandler y Billy Wilder hacen saltar chispas con algunos de los mejores diálogos nunca escritos, y el director austríaco orquesta una puesta en escena oscura, que huele a madreselva de madrugada. Todos dan lo mejor de sí mismos en esta obra seca y concisa como la mejor novela negra, amarga y desconfiada con el género humano como las mejores obras de Wilder, con el punto de ironía que siempre colocó a Chandler por encima de Hammet en mis preferencias.
  • Laura (O. Preminger, 1944, EEUU)

Nunca olvidaré la luz de esta película. Con razón Joseph LaSelle (director de fotografía, entre muchos otros clásicos, de El apartamento) fue uno de los más grandes, y Preminger aprovechó su extraordinario trabajo para imbuir el film de una maravillosa atmósfera de magnético romanticismo. Nunca la necrofilia fue tan limpia, ni el brillo de unos ojos tan triste como el de la mirada de Gene Tierny.

La película menos acomplejada de Frank Capra. No tan personal como la magnífica ¡Qué bello es vivir! pero mucho más libre y espontánea dentro del encorsetado escenario. Arsénico por compasión o cómo una película tan teatral puede ser tan cinematográfica, cómo una interpretación tan histriónica puede ser tan apropiada, o cómo todos los defectos se vuelven virtudes cuando se respira la anárquica libertad que Capra sólo había experimentado en ¡Vive como quieras!

Lang demuestra que el cine negro es una pesadilla después de haberlo pensado en La mujer del cuadro. Con un ritmo y una atmósfera que van creciendo en sordidez, heredando la mejor tradición de Kafka y Dostoievski, y mostrando las debilidades humanas con un moralismo tan retorcido que acaba consigo mismo. Lang es un maestro absoluto ruede en Alemania o Estados Unidos, y hace cruzar a Criss Cross hacia el lado más oscuro del alma.

La joya romántica de David Lean no tiene grandes escenarios ni espectaculares panorámicas. Antes de dedicarse a las superproducciones dirigió esta película rebosante de intimismo y pasiones reprimidas, sin concesión alguna y con una precisión que la sitúa, con permiso de Max Ophüls, como uno de los más grandes melodramas románticos de la historia del cine. Áspera y evocadora, no se puedo sugerir más con menos.

Seguramente no sea la más influyente ni la más redonda película de Eisenstein, pero sí la más ambiciosa. Pocas veces se ha hecho un retrato tan complejo y punzante del poder y sus consecuencias, metáforas políticas aparte. Además, el director ruso se permite experimentar con el color, con los planos y con las interpretaciones, pretendidamente exageradas. No me suelen gustar las películas excesivas, pero siempre hay excepciones y, en este caso, el mosaico final resulta impresionante.

Otra maravilla romántica susurrada entre el melodrama y el género fantástico. Con Rex Harrison y Gene Tierny dando los mejor, Mankiewicz demuestra que no sólo era capaz de escribir brillantes diálogos sobre deslumbrantes (y quizás hoy día algo anticuadas) estructuras narrativas. No me extraña que sea la película favorita de Javier Marías; existe un tipo de magia en ella imposible de comprender. Probablemente el secreto sea que su director, por una vez, no trataba de sorprender al espectador y rodó por una vez lo que él realmente sentía.

Siguiendo con el romanticismo, el cineasta más elegante adapta al escritor más elegante. Zweig y Ophüls es una combinación ganadora, y el barroquismo visual del director muestra al espectador lo abrumadora que puede llegar a ser una emoción contenida, el dolor que no podemos intuir debajo de las sábanas de nuestros vecinos, y importancia de las acciones que creíamos totalmente nimias de nuestro pasado. ¿Quién no desea visitar Viena después de ver esta película?

El cine se hace adulto con Rossellini y el neorrealismo. Antes de decidir dar los pasos más arriesgados de su carrera con su etapa Ingrid Bergman, Rossellini termina su trilogía de la Segunda Guerra Mundial con esta epopeya de un niño vista con una densidad antropológica y un poso formal impecables. Podría estar en esta lista cualquiera de las dos anteriores, Roma ciudad abierta o Paisá, pero me quedo con esta culminación del estilo de las dos primeras entregas.
  • Jennie (W. Dieterle, 1948, EEUU)

La película favorita de Luis Buñuel es como un pastel de fresa relleno de ácido. Mezcla, una vez más, de melodrama romántico y género fantástico, Jennie es la película más memorable de su director. Porque el tiempo es una espiral y la vida una ilusión, porque los sueños reales son los sueños inventados, y porque de fascinación se alimenta el ser humano. La fascinación entra por las vísceras y siempre es la que mueve el mundo, por mucho que se intente racionalizar.

Otra alianza de lujo, en este caso entre Carol Reed, Orson Welles y Graham Greene, sin olvidar a Anton Karas, Robert Krasker, Joseph Cotten, Alida Valli... Resulta maravilloso no saber quién tuvo la culpa de cada hallazgo de la película. La atmósfera de El tercer hombre ha pasado a la historia, con su empedrado, sus sombras, y la luz que se cuela por las rendijas del asesinato.

Quizás, la primera gran obra de madurez de Ozu, que encadenaría, a partir de aquí, una obra maestra tras otra, con su estilo ya plenamente consolidado. ¿Cómo rodar lo místico sin hacer alusión alguna? Sólo Ozu lo sabía, e impregnaba cada plano fijo aparentemente cotidiano de un poco metafísico imposible de desentrañar. Alcanzar el Nirvana a través de la sencillez, mediante las miradas y los gestos, mediante los planos fijos que no subrayan, pero obligan al espectador a intervenir en cada plano. Redonda de principio a fin, Primavera tardía contiene toda la esencia y todos los temas del mejor Ozu.


Ahora es el momento de que critiquéis mi lista y pongáis por aquí la vuestra :)

22 comentarios:

Carles Matamoros dijo...

Excelente lista la suya. Coincidimos en seis títulos. La mía la dejó para cuando se publique el especial de Miradas en el que me ha tocado comentar un par de masterpieces, Luna Nueva y Ser o no Ser.

¡Qué gran década fue esta para el cine americano!

Portnoy dijo...

No me atrevería a quitar ninguna de tu lista, aunque la década de los cuarenta fue excelsamente incalificable... no hay más que ver las que apuntas... una curiosidad... ¿tres películas con cuadros? Jennie, Perversidad y Laura
:-)
Un saludo... iré preparando la mía.

Daniel Quinn dijo...

Gracias Carles!

Estaré atento a Miradas, por supuesto,donde os sigo desde hace años, y a tu blog, que he descubierto recientemente. Tengo curiosidad por saber en qué películas coincidimos. Por cierto, me acabo de dar cuenta de que no he puesto nada de Hawks... La verdad es que está difícil.

Portnoy, muy curioso lo de los cuadros, es cierto... ¡Menudo porcentaje! Si hubiera puesto (que se me pasó por la cabeza) Utamaro y sus cinco mujeres, de Mizoguchi, ya habríamos tenido cuatro, jeje.

Un saludo a los dos y gracias por los comentarios!

Lemmy dijo...

La verdad es que esto me supera. De las quince que has elegido no quitaría ninguna y se me ocurren muchísimas más que deberían estar en la lista, algunas del mismo director.

Los 40 es una década, como tú dices, oscura para el cine español. Yo me quedaría con esas extrañezas de Llobet Gracia ("Vida en sombras) o Carlos Serrano de Osmo ("Embrujo") y, Edgar Neville, por supuesto. Aunque me resisto a dejar fuera "Eloisa está debajo de un almendro", de Rafael Gil. Qué le voy a hacer, uno es débil y la memoria frágil.

Me intriga tu resistencia a no incluir a Welles. En esa década es complicado no elegir como mínimo dos películas del gran Orson.

Un saludo.

Daniel Quinn dijo...

Es cierto que lo de Welles es una cabezonería, pero cansa un poco lo de ver siempre Ciudadano Kane en el primer puesto de todas las listas... En realidad, estuve a punto de poner El cuarto mandamiento, que me apasiona a pesar de los cortes y la masacre que le hicieron a posteriori. De todas formas, para mí podría estar cualquiera de las dos; las demás de la década, a mi juicio, están algo por debajo, me quedo con las que hizo después. (Mi debilidad: Sed de mal).

Del cine español de esa época, lo cierto es que no he visto nada que no sea Neville. No hace mucho hubo un ciclo en la Filmoteca en Madrid sobre Carlos Serrano de Osma, pero me lo perdí al completo :(

En fin, siempre hay tiempo y el cine, como París, no se acaba nunca.

Gracias por el comentario y un saludo, Lemmy!

Lazare dijo...

hola.
hace tiempo que conozco tu blog, soy amigo de junior, pero no sé si te había comentado en alguna ocasión.
como hace poco que me he hecho de filmaffinity ahora mismo estoy adicto a las listas. no creo que lo mande a miradas, pero te envío las que he elegido como mis 10 favoritas de los 40 de entre las que me han ido saliendo en filmaffinity para votar (digo esto porque puede que haya omisiones, pero pienso que la lista es representativa):

1. las zapatillas rojas (powell & pressburger, 1948)
2. el demonio de las armas (joseph h. lewis, 1949)
3. la mujer pantera (jacques tourneur, 1942)
4 y 5. iván el terrible I y II (eisenstein, 1944-1946)
6. alemania, año cero (rossellini, 1948)
7. carta de una desconocida (ophüls, 1948)
8. el sueño eterno (hawks, 1946)
9. dies irae (dreyer, 1943)
10 murieron con las botas puestas (walsh, 1941)

como ves hay varias coincidencias contigo (no estaba preparado) aunque también divergencias notables. creo que muchas de las que señalas son magníficas, pero laura y el tercer hombre, que son consideradas grandes clásicos, estarían entre las que me parecen sobrevaloradas (como las de welles, ahí coincidimos).

un abrazo.

Daniel Quinn dijo...

Pues bienvenido Lazare!! Además vienes con una buena madrina :)

Pues coincidimos en cuatro de tus diez, por lo que veo, y casi cinco, porque Dies Irae se cayó en el último momento :P

Del resto sólo hay una que no me gusta, Murieron con las botas puestas, no sólo por el tono reaccionario y mitómano de la cinta... Personamente, soy mucho más fordiano, así que de Custer me quedaría con Fort Apache.

Y las demás me parecen fantásticas, sólo El sueño eterno no me termina de convencer, quizás por esa (a mi juicio) excesiva fama que arrastra. Pero El demonio de las armas y La mujer pantera son dos absolutas debilidades. Esta última no se me ocurrió al hacer lista, pero siempre ha sido una de mis películas de terror favoritas. ¡Qué grande era Tourneur y qué poco necesitaba para hacer esas maravillas! También me gusta mucho la del zombie, y Retorno al pasado era otra garantía para la lista...

Cada vez que lo pienso me parece más inabarcable esta década de los 40...

Gracias por el comentario y un saludo!

paris1919 dijo...

Anda, Lazare, me sales de alma gemela en filmaffinity!

Dejo aquí mi lista:
1. They Live By Night (Nicholas Ray)
2. Red River (Howard Hawks)
3, 4 y 5. Citizen Kane, The Magnificent Ambersons y The Lady From Shanghai (Orson Welles)
6. Gun Crazy (Joseph H. Lewis)
7. My Darling Clementine (John Ford)
8. Colorado Territory (Raoul Walsh)
9. Germania, anno zero (Roberto Rossellini)
10. Banshun (Yasujiro Ozu)
11. Les anges du péché (Robert Bresson)
12. The Best Years Of Our Lives (William Wyler)
13. Going My Way (Leo McCarey)
14. La belle et la bête (Jean Cocteau)
15. Leave Her To Heaven (John M. Stahl)

Saludos!

Daniel Quinn dijo...

Pues no he visto el Bresson ni el McCarey de tu lista, Paris, aunque la última la tengo preparada para un día de estos :P

Sobre la de Bresson, me ha sorprendido un poco, porque he visto la siguiente que hizo, Las damas del bosque de Bolonia, y, a pesar de parecerme un estupendo melodrama, lo veo todavía muy lejos del estilo bressoniano que patentaría a partir de entonces. ¿Está en esa misma línea Les anges du péché?

Gracias y un saludo!!

paris1919 dijo...

En "Les anges du péché" ya se encuentra un poco el germen del Bresson que hará después "Un condenado a muerte..." o "El proceso de Juana de Arco", empieza a advertirse ya una cierta espiritualidad tanto temática como estética. A mí precisamente las únicas que me faltan por ver son "Cuatro noches de un soñador"(la copia que hay en el emule es penosa) y "Les dames du bois..." pero supongo que la presencia de Cocteau en el guión de ésta, habrá inclinado la balanza en el resultado final. Normalmente se dice de ella que es su película menos personal.

Un saludo!

Daniel Quinn dijo...

Pues con esto retomaré el interés en verla :)

Curiosamente, a mí también me faltan sólo dos pelis de Bresson por ver, y la otra es "Cuatro noches de un soñador". Una vez me bajé una copia pero era realmente infecta, así que decidí esperar una mejor ocasión. El relato original de Dostoievski me encanta, tengo mucha curiosidad por lo que pudo hacer Bresson, a buen seguro muy diferente de la película de Visconti, que, por otro lado, también estaba muy bien.

Gracias y saludos!

Luisru dijo...

Pues, después de reflexionar un poco, me quedo con estas:

-Encadenados (Hitchcock)
-Luna nueva (Hawks)
-El tercer hombre (Reed)
-Breve encuentro (Lean)
-Carta de una desconocida (Ophuls)
-La bella y la bestia (Cocteau)
-La vida en un hilo (Neville)
-Perversidad (Lang)
-Luz que agoniza (Cukor)
-La mujer pantera (Tourneur)

Siento dejar fuera La sombra de una duda, La dama de Shangai, Casablanca, pero 10 son 10.

Saludos¡

Daniel Quinn dijo...

Estupenda también tu lista, Luisru. Y por fin nos atrevemos a poner algo de Neville :P

Un saludo!

Jordim dijo...

Dan ganas de pasarse las vacaciones viendo clásicos en lugar de disimular que te lo pasas pipa en una discoteca..

BUDOKAN dijo...

Impresionante lista de la que coincido en casi todos sus títulos. Enorme film Sullivan de Sturges. Saludos!

Ariel Luque dijo...

Gran historial de cine el que acabas de describir ajja. Una verdaderas joyas en manos de los maestros de la cinematografía. Muy bueno el blog. Cuándo quieras pasate por el mío. Un Abrazo.

Ariel.

J.P. dijo...

you know a little too much.. que bueno es informarse de tantas cosas.. tantas peliculas por ver.. me siento pequeño =(..
que nerd soné, pero bueno, asi es.

Tomás dijo...

Benditas listas y como marcan/desgarran el paso del tiempo en nuestras vidas.

Salutacions.
Tomàs

Daniel Quinn dijo...

Muchas gracias a todos por los comentarios! Da gusto hacer una incursión bloguera en plenas vacaciones y encontrarse con esto :)

De todas formas perdón por el retraso en las respuestas; a partir del día 25 acaban mis vacaciones y volveré a tener Internet a diario. Mientras, voy a publicar una cosilla de la decepción veraniega que me llevé ayer... En fin, cosas del cine. Menos mal que estoy leyendo buenos libros a cambio :P

Un saludo a todos!

Me pasaré por vuestros blogs a la vuelta de vacaciones!

iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii dijo...

la verdad es que uno siempre se lleva sorpresas agradables y merece la pena agradecerlas.
llevaba mucho tiempo sin entrar en su blog [aunque fui un gran seguidor diario] y, al volver con el tiempo, tengo la sensación que es de los pocos que mantienen su ritmo, su calidad y su capacidad de motivación por ver más películas, leer más y, en fin, conocer. muchísimas gracias por esa labor. volveré a mirar sus listas y sus críticas y a comprar compulsivamente sus recomendaciones. un abrazo.

AguiSam dijo...

Muy buena lista.

Quería aprovechar tu entrada para comentar que para el especial de 'Miradas' de los 40 va a haber una sorpresa muy especial.

Por esa razón, animo a todos los que no han mandado sus favoritas a que lo hagan en próximas fechas. Estamos creando algo que puede ser muy interesante a varios niveles y es conveniente que contemos con una participación importante de cinéfilos.

Muchas gracias a todos

Daniel Quinn dijo...

Gracias a ti, Aguisam, faltaría más!

Estaremos todos atentos a Miradas, a ver qué estáis preparando :)

¡Un saludo!