jueves, agosto 23, 2007

2 días en París, de Julie Delpy


No conozco la ópera prima de Julie Delpy, pero tenía curiosidad por ver su nueva película, Dos días en París, comedia teóricamente independiente de una actriz que ha sabido trabajar (y muy bien) con algunos de los mejores directores del cine francés. Desde que apareció siendo casi una niña en Detective, aquella extraña película en la que Godard homenajeó a gente como Clint Eastwood o John Cassavettes, hasta los últimos tiempos, trabajando a caballo entre Estados Unidos y Francia, Julie Delpy ha podido aprender de malditos como Leos Carax, de clásicos como Tavernier, de inmortales como Kieslowsky, o de los más importantes realizadores indies norteamericanos, como Jarmusch o Linklater. Y resulta inevitable pensar en Richard Linklater si hablamos de Dos días en París, porque da la impresión de que la actriz ha querido hacer suya la magnífica, sutil y rigurosa Antes del atardecer: paseo por París y (des)encuentro sentimental incluido.

Delpy, como parisina, huye de las zonas turísticas que recorrieron Jesse y Celine para intentar mostrarnos una ciudad más auténtica, más de barrio-mercado-y-fiestas-nocturnas, menos volcada a su vertiente comercial, pero el efecto termina siendo radicalmente contrario, y sucumbe ante sus propios clichés narrativos y temáticos. No estoy muy seguro de si la intención era realizar una comedia ligera y absolutamente intrascendente o un estudio más o menos reflexivo sobre las inclemencias de una relación de pareja. Si alguien va al cine buscando esto último es posible que salga echando espuma por la boca, así que le recomendaría una película totalmente distinta pero con un mismo marco y similar idea de fondo: "Un couple parfait", de Nobuhiro Suwa. Esta sí, excelente y, me atrevería a decir, imprescindible.

Pero el problema de Dos días en París es que tampoco funciona como comedia intrascendente. En primer lugar no alcanza la ligereza necesaria para ello, se mueve encorsetada en cada encuadre, a medio camino entre el clasicismo y el Dogma, en una indefinición que no resulta nada adecuada. Argumentalmente, la película se basa en la contraposición de las culturas europea y estadounidense, pero cae continuamente en el tópico y el estereotipo, intentando hacer ver que existe una crítica cuando en el fondo sólo hay complacencia. Casi todos los chistes se forman partiendo de este desincronismo cultural, y resultan previsibles ya desde antes de formarse, llegando a lugares comunes y situaciones que sólo destacan por sus subrayados, su trazo grueso y su falta de sutileza. La película pretende ser muy europea en su fondo (otro problema muy serio, porque cae en más tópicos: cámara en mano en algún momento, relaciones amorosas y sexuales muy liberales, críticas a Bush y a la cultura de masas metidas con calzador), pero en su manera de desarrollarse parece escrita según un manual de escuela hollywoodiense. Con todo esto, el film resulta un contrasentido, e impide ser disfrutado en ningún momento, salvo por algún destello interpretativo de Julie Delpy que nos hace ver, por algún momento, el espejismo de que estamos ante algo real. Por otra parte, el protagonista masculino parece un remedo cutre de Woody Allen, con fobias e hipocondrías que resultan cargantes para el espectador sin tener en ningún momento la gracia del genio neoyorquino.

En definitiva, una película que no nos salva de la sequía de estrenos veraniegos que, afortunadamente, nos traerá a Tarantino y, sobre todo, la magnífica e impresionante obra de Jia Zhang-Ke, Naturaleza muerta, como testigo final para salvar una temporada bastante mediocre.

8 comentarios:

Cineahora dijo...

No creo que la vea, así que ya me he permitido leer completamente su crítica.

Y no me sorprende nada que parece que se quede a medio camino, entre la comedia "ligera" o la más "intelectual".
Si por lo menos la Delpy demostrara algo que pudiera llamarnos la atención en su puesta en escena... pero me temo que ni eso.

Un abrazo.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Hola. Pues si que le das cera a esta película. Yo la vi y me gustó; es decir, que me entretuvo y a ratos me pareció divertida. Si que es cierto que cae en muchos tópicos y parece indefinida; a veces parece que la cosa avance por desidia, pero como está planteada en plan comedia, uno se ríe de vez en cuando, y gracias. Falla en querer reflexionar sobre las relaciones de pareja, pero bueno, se deja ver.

Un saludo.

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Por cierto, me pillo la de Suwa y la de Zhang-Ke que comentas, a ver que tal.

BUDOKAN dijo...

Por lo que cuentas este film pasará totalmente desapercibido porque parece que imita fórmulas trabajadas anteriormente como actriz, y eso no siempre es bueno. Saludos!

IRIAN-HALLSTATT dijo...

Ala, ya me he visto “Un Couple Parfait”. Gracias por recomendarla, me ha acribillado, y he dejado un comentario a tu reseña.

Daniel Quinn dijo...

Gracias a todos por los comentarios! Acabo de reincorporarme a la civilización, así que ya podré responder con más rapidez.

Irian, me alegro de que te haya gustado la peli, yo tengo muchas ganas de ver más pelis de Suwa, sobre todo su Mother, que según dicen es impresionante.

Un saludo!

Luisru dijo...

Pues a mí 2 días en París me gustó. Tampoco me parece una obra maestra, pero se me hace simpática, quizá por su falta de pretensiones. Tiene momentos divertidos (el personaje del padre es bastante gracioso) y no se toma en serio a si misma en ningún momento (es reveladora la conversación de la protagonista con su hermana al final de la cinta). Y lo del "homenaje" a Woody Allen está clarísimo, sólo hay que fijarse en las gafas que lleva Julie Delpy.

Daniel Quinn dijo...

Vaya, para una película que pongo mal y os va a gustar a todos, jeje. A mí me cargó bastante el tono intelectualoide cuando la película se apoya en todos los clichés comerciales... Pero bueno, ahí está la gracia de la diversidad.
Un saludo Luisru!